COLABORACIONES

 

 

RESPUESTA   A “YO”.

Por mi colaboración desinteresada,  entusiasta y sin capacidad decisoria en esta página, jamás pensé tener que intervenir en causa tan desagradable como la que ahora  tengo que abordar.

Son muchos los que me aseguran ser el auténtico  “beneficiario” de la particular misiva del mensaje 105:  parecen concurrir en mi persona las circunstancias que han colmado la  paciencia de  “Yo”. Y aunque me asaltan dudas al respecto, por si acaso  estuviesen en lo cierto, me decido a incorporarme ante su provocación con  esta modesta aportación  que pasa, en primer lugar, por  presentar  disculpas a los seguidores que tengan  que soportar  cuestiones tan personales  que no constituyen  el objeto de este proyecto de  “página de la amistad”.

El señor “Yo” o la señora “Yo” (que de todo puede tener la viña del Señor)  parece  mostrarse  muy inquieto y malhumorado en su intervención, de tal modo que podría pensarse que, como consecuencia de su estado de ánimo,  pudiera contaminarnos a los demás, aun sin desearlo. No quisiéramos que fuera el caso.

Si realmente se encuentra  convencido/a de sus aseveraciones,  “Yo” está en su perfecto derecho de manifestarlo a los interesados. Si piensa que el pueblo ha sido realmente perjudicado, está  no sólo en su derecho, sino  en su deber de delatarlo. Pero, por favor,  no tenga miedo, no se esconda y hágalo a plena luz, con pelos y señales,  para que cada palo aguante su vela y se facilite el juicio objetivo de la ciudadanía. Evitará también, de este modo, que culpemos de la autoría a personas inocentes que nada tengan que ver con ella. Sea honrado/a y valiente.  A estas alturas no deben  escandalizarnos a nadie ni  el contraste de pareceres ni la pluralidad. Con toda naturalidad estoy dispuesto a asumir cualquier crítica a lo que pudiera haber sido  mi trayectoria pública en su momento, con la única condición de que se practique el juego limpio.

En otro caso, podría parecer  ésta  una nota carente de otro sentido que el propio desahogo particular  de sentimientos bajos y  perversos,  susceptible de ser catalogada  como una rabieta o  como el  resultado de un episodio de enajenación mental transitoria o bien de una de tantas intoxicaciones etílicas como hay en el mundo.

La vida debe ser muy dura para su propio autor  con tanto odio y tanto rencor como el que rezuma  el mensaje... Y tanto tiempo... ¿No se cansa?...

Creo que para su equilibrio, no le vendría mal  recordar aquella afirmación del pensador: “La vida es muy corta para curar las heridas del alma, pero demasiado larga para vivir odiando”.

Si “Yo” fuese aficionado/a a la música, tal vez recordaría aquellos versos de un cantante español,  cuyo contenido  asumo muy gustoso en este caso y que resuenan con fuerza en mi mente  desde que leí su mensaje:

“Prefiero ser caminante a ser camino, ser libre a ser esclavo, ser beso a ser puñal”.

“Prefiero ser soñador a ser matador de sueños”.

“Prefiero la luz del sol al negro de una mirada. Prefiero la risa blanca al dolor”.

En efecto,  amigo/a “Yo”.  Parece evidente que usted no me aprecia demasiado, que  desea humillarme y hacer daño a mi honor, sin venir a cuento y – lo que es peor- sin datos. Y le confieso, con cierta amargura,  que lo ha conseguido, al menos parcialmente.

Pero no entraré en su juego. No pienso guardarle rencor por esta cuestión  que ensuciaría una página web  cuya integridad,  para mí, es sagrada.. Nuestros conciudadanos no se merecerían un espectáculo de enfrentamiento  entre moliniqueños en un foro que es de ellos, tanto como de usted y mío.

Por tanto, vamos, si le parece, a trabajar juntos por nuestro pueblo desde la página o desde donde cada uno pueda: sea desde  Molinicos o sea desde Galicia.

Y si no queda conforme, emplacémosnos para dirimir la controversia en el lugar, fecha y modalidad  que usted elija, “fuera de este foro”. Me tiene a su disposición.

Si puede, sosiéguese por su bien y el de los suyos, y deje que sea la Historia quien nos valore y  ponga a cada uno en el lugar que le  corresponda.

Un saludo.

 Ernesto García Sánchez.

e-mail:  garsaner@yahoo.es