COLABORACIONES

 

 

 MOLINICOS Y SUS FIESTAS TRADICIONALES

1º.-Entre rocas y escarpados

entre pendientes laderas

surgió esta pequeña villa

en un rincón de la Sierra.

 

2º.-Nuestros antepasados, a estas rocas,

le pusieron por nombre Molinicos

y a pesar de su mísero suelo

sus profundos barrancos

y sus empinadas laderas

           

3º.-Molinicos tiene cosas que a todos nos atraen,

entre otras cosas, la alegría de sus Fiestas Tradicionales.

Los típicos encierros,

la suelta de vaquillas,

los paseos, las verbenas,

los alegres pasacalles,

las dianas floreadas.

 

4º.-Todo eso y otras cosas

son el recuerdo vivo de nuestra fiesta brava.

El treinta y uno de agosto

a partir del mediodía

los vecinos de esta villa en alegre caravana

van a esperar las vaquillas.

Cada cual va en lo que puede,

motos, coches, bicicletas...

 

5º.-Unos suben a Pinilla,

otros van a Fuente Higuera

y los que suben a pie

ahí en El Chotil les esperan.

 

6º.-De pronto, oímos sonar los cencerros

y al momento, vemos bajar allá, por lo alto,

por el camino de Pinilla

un tropel de reses y una algarabía.

Los Unos y los Otros,

los perros, los bueyes, los gañanes a caballo

bajan vaquillas avispadas y toros bravos.

 

7º.-En caso de que no se vuelvan al momento

tenemos la parada en El Chotil,

la presentación de las reses,

la inmensa alegría de la gente;

y es que las vaquillas, aunque estén paradas

hay que estar pendiente de alguna arrancada.

 

8º.-Después del encierro de las reses

tenemos los paseos, las verbenas, los alegres pasacalles,

las dianas floreadas; y aparte de otras diversiones

hay baile en las piscinas.

 

9º.-A las seis de la mañana, la Avenida de Albacete

empieza a despertar.

Las casetas se abren y la gente puede comprar

comestibles, regalos, chucherías de todas clases

y si a alguien le apetece tomar el desayuno

en la Plaza de la Constitución

venden chocolate con churros.

 

10º.-A las once de la mañana,

el tradicional encierro de las reses

la alegría se desborda y la moral se levanta

al tercer chupinazo, cuando se abre  La Manga.

 

 

MANUEL GONZÁLEZ TAUSTE